BlogSemilla2-46-47

¿Utilizo «Frases y palabras semilla» (que aportan) o «Frases y palabras que hieren»?

Hoy en día la convivencia diaria, donde en ocasiones no encontramos un espacio propio con roces o discusiones, en casa se puede dar lugar a frases “que hieren” o no aportan valor a nuestra comunicación, y por tanto a nuestras relaciones.

Son frases que a menudo utilizamos sin notar sus consecuencias. En estos momentos en mayor medida, cuando el no poder salir comienza a prestarse a la rutina. Hoy nace una oportunidad de que nuestra intervención ante los niños y niñas, con cada una de nuestras palabras o miradas sean portadores de aprendizajes hacia la vida, y no lo contrario. ¿Es realmente útil o aporta valor a nuestros hijos/as lo que nos escuchan hablar con los demás, o con ellos mismos?

Esta pausa obligatoria puede servirnos para convertir las palabras “hirientes” en palabras “semilla” (que aportan). Y no solo durante este tiempo de confinamiento, sino como parte de los valores y dinámicas que definen a la familia.

Las «frases o palabras semilla» son aquellas que:

  • Acercan y conectan a las personas.
  • Fomentan el sentimiento de competencia (“soy capaz”) y pertenencia (“soy importante, me aceptan cómo soy”) de nuestros hijos/as.
  • Conectan antes de corregir.
  • Profesan el respeto mutuo.
  • No son permisivas ni punitivas.
  • Se basan en la resolución de conflictos.
  • Permiten el error.
  • Motivan desde adentro.
  • Están vinculadas a necesidades y sentimientos.
  • Se formulan en positivo.
  • Fomentan la responsabilidad y el autocontrol.

Se puede ser firme y ser respetuoso al mismo tiempo.  Se trata de utilizar las palabras para enriquecer la mente y el corazón de nuestros hijos/as, precisamente en situaciones de conflicto y desafío, pues es ahí es donde mejor actúan nuestros modelos resolutivos. Y esta cuarentena puede ser un escenario estupendo para aprovechar los retos y convertirlos en experiencias de aprendizaje.

Para ello, utilicemos antes de resolver el conflicto, «palabras y frases semilla”, aquellas que se dicen desde la proposición y asertividad, y por tanto permiten abrir su campo mental y escuchar nuestro mensaje.

Frases para conectar:

  • Sé que no estamos de acuerdo en muchas cosas pero te quiero y quiero escucharte.
  • Lo que estás diciendo tiene mucho sentido.
  • Cualquier cosa que quieras contarme es importante para mí.
  • Tus sentimientos me importan.
Frases para poner límites respetuosos durante el conflicto:

  • Me voy a mi habitación porque estoy muy enfadado. Te quiero mucho y no quiero herirte así que necesito calmarme un momento. Luego hablaremos de lo que ha pasado aquí.
  • Veo que estás muy enfadado conmigo y acepto cualquier sentimiento. Cuando estés más tranquilo, hablamos de lo que te ha dolido para que yo lo entienda y tratamos de buscar una estrategia para que no se repita.
  • Es normal sentir tristeza o ira en esta situación. No todo se puede resolver como queremos. Ojalá pudiera ser así para todos. Por eso sé que ahora necesitas un tiempo para ti. Cuando quieras que hablemos sobre esto, me avisas. Quizás te pueda ayudar a sentirte de otra manera.
Para validar sentimientos:

  • Entiendo que a veces cuesta conseguir lo que quieres y no hacerlo puede hacerte sentir mal.
  • Puedo ver que estás enfadado pero aún no sé lo que necesitas. ¿Puedes ayudarme a entenderte?
  • Veo que esto es difícil para ti… Tómate tu tiempo…
Para disculparse:

  • Sé lo sensible que eres con esto, lo tendré en cuenta para otra ocasión.
  • Lo siento, ¿puedes ayudarme a entender por qué te ha dolido tanto?
  • Lo siento, te he herido. Intentaré ser más cuidados@ con esto en el futuro.
Para confrontar ideas:

  • No opino lo mismo que tú pero agradezco que me lo digas.
  • No estoy de acuerdo con lo que dices, pero me interesa saber más.
  • Te entiendo, pero no comparto tu opinión.
  • Me gusta que me digas lo que piensas, aunque no estemos de acuerdo.

    Texto adaptado desde: http://www.solohijos.com/web/en-cuarentena-palabras-semillas-o-palabras-dardo/

    Haz click aquí para conocer más sobre Maud Mannoni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *